Estudiar en el extranjero: una experiencia personal

1 min de lectura

alt

Egresé de la Universidad de Chile, e ingresé el año 2006 a la beca de oftalmología, donde me gradué de oftalmólogo en el 2009. Estuve en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), durante el 2014-2016. Actualmente soy Profesor Asistente en el Departamento de Oftalmología de la Universidad de Chile.

Fui a la UCLA, Estados Unidos, por 1 año y medio (2014-2016); porque sentía la necesidad de superarme como médico y como Oftalmólogo, así mismo estaba interesado en conocer otro punto de vista en relación a cómo se enfrenta la medicina y se vive en una cultura tan distinta a la nuestra, como es la estadounidense.

alt

Antes de irme de viaje, el apoyo de algunos de mis colegas fue muy positivo, pero así mismo no recibí mucho aliento de otros, argumentando que con la globalización que existe hoy, donde tenemos acceso a conferencias, actualizaciones e incluso nuevas técnicas quirúrgicas sin movernos de la ciudad, no era necesario viajar a otro país para subespecializarse. Nada más alejado de la realidad lo que me había dicho mi colega. Creo que el aprendizaje no puede explicarse con palabras, la experiencia fue increíblemente enriquecedora. Logré estar con uno de los mejores grupos en el tratamiento de glaucoma del mundo, con una experiencia en manejo, cirugía, investigación de punta. Cada minuto que estuve allá durante ese año y medio que estuve aprendí cosas nuevas. Los médicos somos afortunados porque no sólo aprendemos, dado que debemos por nuestra profesión estudiar mucho, sino también porque aprendemos mucho de nuestros pacientes, y en este caso al estar inmerso en otra cultura este aprendizaje fue aún más global y enriquecedor.

Creo que, a pesar de vivir en un país en vías de desarrollo, con innumerables ventajas en relación a otros países, estamos actualmente comparables con los Estados Unidos de la década del 90 en ciertas áreas de la medicina y especialmente en la investigación; por lo que debemos avanzar en muchos aspectos, que ellos ya han superado. Sin embargo, los desafíos médicos y sociales siempre existirán.

alt

La experiencia fue increíblemente enriquecedora, logré adaptarme muy bien, las personas con que compartí y trabajé me parecieron muy amables y fácil de tratar. Fue fantástico en general.

Comentar