Infección VIH: ¿Qué sucede con nuestro país?

3 min de lectura

El próximo 1 de diciembre se celebrará el Día Mundial Contra el VIH/SIDA y es por este motivo que he decidido tocar de modo somero este tema. Esta infección de transmisión sexual ha sido por muchos años un tema tabú dentro de la población chilena, ya que por lo general la asocian a las personas homosexuales o a prácticas sexuales de riesgo, a las consecuencias del SIDA y al fallecimiento de las personas portadoras del virus. Por lo mismo se ha generado desinformación y miedo en ellos, lo que por mucho tiempo se evidenció en la baja cobertura de la realización del test de ELISA y la detección del VIH en etapas avanzadas.

En Chile, la epidemia de esta infección se inició en el año 1984, con la detección de 6 personas, distribuidas en las regiones de Valparaíso, Bío-Bío y Metropolitana. En 1985, la RM notificó a la primera mujer en el país. Ya entre los años 2007-2012 los casos notificados han aumentado en ambos sexos, debido probablemente a la implementación de notificación en línea, que ha mejorado la oportunidad de notificación, y a la ejecución de la Auditoría Ministerial sobre “Procesos involucrados desde el diagnóstico hasta la notificación para vigilancia epidemiológica del VIH” que comenzó a realizarse el último trimestre del año 2008 y que ha continuado como proceso permanente; incluyéndose dentro del sistema de monitoreo y evaluación que año a año desarrolla el Programa Nacional de VIH e ITS. Ello también ha motivado en los equipos de atención clínica y de vigilancia epidemiológica, la comunicación de resultados de examen de VIH a las personas que positivas al test y su búsqueda activa para, una vez conocida la situación serológica, se incorporen al control de la infección por VIH/SIDA, posibilitándose su notificación. Este aumento puede atribuirse al cambio introducido desde el 2007 en la definición de caso de SIDA, de acuerdo a recomendaciones de los organismos técnicos internacionales. En efecto, las mejoras en los métodos de diagnóstico y de etapificación posibilitan una adecuada clasificación, que establece el cruce entre el recuento de linfocitos T CD4 y la etapa clínica, de modo que personas asintomáticas pero con un recuento linfocitario bajo (CD4<200/mm3) quedan clasificadas en etapa SIDA. Mientras que, según la definición usada anteriormente, se clasificaban como etapa VIH. El año 2011 hubo un incremento de casos que podría atribuirse, además, a las políticas y estrategias implementadas a partir del año 2010, enfocadas en la promoción del testeo de infección por VIH, como una forma de contribuir al diagnóstico precoz y tratamiento oportuno (Figura 1).

asa de notificación de etapa VIH por sexo y total país
Figura 1. Tasa de notificación de etapa VIH por sexo y total país. Chile 1984-2012 (Información Preliminar). Fuente: Formulario de notificación VIH/SIDA. Depto. Epidemiología, MINSAL.

Según distribución territorial las regiones que concentran las mayores tasas de infección por VIH/SIDA en los tres últimos quinquenios son las del extremo norte y centro del país; siendo éstas Arica y Parinacota, Tarapacá, Antofagasta, Valparaíso y la RM. Las regiones del extremo sur presentan las menores tasas a nivel nacional; lo que se evidencia en el mapa de las Figuras 2 y 3. A nivel nacional, 60% de las personas son notificadas en etapa de VIH. Por su parte, las regiones del extremo sur presentan los mayores porcentajes de notificación en etapas tempranas de la infección, siendo Aysén y Magallanes quienes notifican en 90 y 76% de los casos, respectivamente, en etapa VIH, seguida de Antofagasta (67%) y la RM (64%). Las regiones del Libertador B. O’Higgins y Valparaíso son quienes presentan mayores porcentajes de notificación en etapa tardía (SIDA). Desde el tercer quinquenio, se observa cómo en la zona norte del país aumentan las tasas de notificación por SIDA, siendo a partir de este período que las regiones de Arica y Parinacota y Tarapacá presentan las tasas más elevadas de SIDA, llegando a 70,3 y 38,5 casos por cien mil habitantes, respectivamente.

Tasa de notificación de SIDA por 100.000 habitantes
Figura 2. Tasa de notificación de SIDA por 100.000 habitantes, según región y quinquenios, 1988-2012.

Dado el aumento observado durante todos estos años, el Estado debiera hacerse cargo, dado que las campañas de prevención han sido poco fructíferas. Debiera mejorar la cobertura de detección de pacientes infectados, haciendo campañas más agresivas y, a su vez, velar por la tarea que se ha mantenido pendiente, que es la educación en sexualidad sana en los adolescentes y población en general. Nos queda un largo y trabajoso camino por recorrer.

Tasa de notificación de VIH por 100.000 habitantes
Figura 3. Tasa de notificación de VIH por 100.000 habitantes, según región y quinquenios, 1988-2012.

Fuente: Informe Nacional: evolución de la infección por VIH/SIDA Chile 1984-2012. Rev. chil. infectol. [Internet]. 2015 Feb [citado 2016 Nov 19] ; 32( Suppl 1 ): 17-43. Disponible en: http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0716-10182015000100003&lng=es. http://dx.doi.org/10.4067/S0716-10182015000100003.

Comentar