Políticas Basadas en Evidencia

2 min de lectura

Con motivo de nuestra participación como UCN de los próximos VI Congreso Chileno de Epidemiologia y IV Congreso Chileno de Salud Publica (), les quise compartir algunas cosas de un libro que estoy leyendo (a cuentagotas), que se titula “The Spirit Level: Why equality is better for everyone” de Richard Wilkinson y Katte Pickett.

A estos dos investigadores, especializados en Epidemiologia, se les encomendó la misión de entender por qué la salud empeoraba, mientras se bajaba en los escalones sociales. Para los estudiantes UCN, del área Salud, no es ningún secreto que el principal determinante de la salud es el nivel socioeconómico… pero eso es fácil de justificar en Chile, con un sistema de salud bastante precario, y características sociales altamente desiguales. Estos investigadores, enfocaron esta búsqueda en Inglaterra, donde el sistema de salud es universal, cosa que derrumba un poco la lógica, a priori…

Antes de contarles algunas de las conclusiones, para dejarlos interesados e incitarlos a investigar más, lo que les mostraré a continuación, es un resumen de la información mostrada en el libro, y no sería correcto analizarlo bajo términos de causalidad, sino de mostrar la asociación existente entre las variables analizadas.

Intuitivamente podemos darnos cuenta que la inequidad es en algunos (si es que no muchos) sentidos corrosiva para el tejido social, pero la evidencia al respecto era escasa, y porque no decirlo, vapuleada por los que se benefician de perpetuar ciertos problemas sociales.

Este trabajo se centró en comparar, entre los países de la OCDE, la inequidad expresada a través del índice GINI, que nos dice la desigualdad de ingresos presente en una sociedad, contrastadas con varias variables de salud y sociales. Estas variables se utilizaron para crear un solo índice que las ponderara, el cual se llamó “índice de salud y problemas sociales”, por su traducción literal desde el inglés al castellano.

Las variables utilizadas en la creación del índice anteriormente mencionado fueron: Nivel de confianza (entre la gente del mismo país), enfermedades mentales (incluyendo adicción a drogas y alcohol), esperanza de vida y mortalidad infantil, obesidad, resultados educacionales de los niños, embarazos adolescentes, homicidios, tasas de encarcelamiento y la movilidad social.

El resultado de la linearización del cruce de ambos índices, nos muestra la siguiente gráfica:

Relación entre desigualdad de ingreso e indicador de desarrollo
Figura 1: Relación entre desigualdad de ingreso e indicador de desarrollo

Los problemas de salud y sociales, en conjunto, están cercanamente relacionados con la desigualdad de ingresos, en los países ricos (pertenecientes a la OCDE).

La potente evidencia detrás de esta conclusión, nos debe hacer reflexionar en cómo podemos tomar acción, y ser partícipes de los cambios necesarios, desde el punto de vista salud, para apoyar la disminución de la desigualdad en los ingresos, y en todos los ámbitos, de la sociedad chilena; sin esperar a que los problemas asociados a esta condición empeoren en el mediano plazo. También debemos pensar en cómo influir a través de la argumentación, desde salud, en temas relevantes para disminuir estas brechas, tratando de mantener la altura de miras.

Recuerden, esto no es una conversación de Izquierda o Derecha; ojalá prime la razón y se pueda llegar a un consenso, y así poder ver desde arriba los temas, alejándose de las emociones a la hora de decidir sobre nuestro futuro.

En otras palabras, y tal como estudiamos día a día la Medicina Basada en Evidencia, comencemos con las definiciones de Políticas Basadas en Evidencia.

Comentar