Cómo lograr una ayudantía en Medicina y no morir en el intento

2 min de lectura

Nuestra carrera es una mezcla de saberes en beneficio de la salud de nuestros pacientes. Esto implica que nuestros conocimientos deben ir desde las humanidades, las artes, economía, entre otros, para llegar finalmente hasta las ciencias.

Un estudiante, y particularmente un ayudante de medicina (o que aspire a serlo) debe tener alguno de estos saberes. Es muy deseable un ayudante que sepa resolver problemas de toda índole, con experiencia.

Pero ello depende también del ramo al cual postularás. Algunas ayudantías son para corregir pruebas y planillar las notas. En otras se requieren conocimientos básicos de trabajo en laboratorio. O tal vez se requieran ayudantes para dictar clases o para trabajos grupales, o ser guía/tutor de investigación. En resumen, cada ramo tiene su perfil de ayudante, y el postulante debe tenerlo claro de antemano.

Las notas son importantes, pero no lo más importante. Se requieren también habilidades blandas —como ser proactivo, ya que es fundamental tener iniciativa, interés y ser capaz de adelantarse y resolver problemas—, y el manejo de otros conocimientos, que te diferencien del resto, y sean útiles para desarrollar de buena manera la ayudantía. Por ejemplo, cualquiera con conocimientos básicos de Excel podría planillar notas, pero alguien que sepa usar fórmulas y macros en Excel tiene una ventaja comparativa importante. Así como si eres bueno dibujando o haciendo esquemas, podrías ser un buen ayudante en aquellos ramos en los que se necesite hacer clases. Todo aporta.

Para postular a cualquier ayudantía, se requiere un curriculum vitae: logros académicos, ayudantías previas, trabajos publicados o presentados en congresos, congresos a los que has asistido, cursos y diplomas, etc. Todo con sus respectivas fechas, agregando al final tus conocimientos varios: manejo de Excel, idiomas, software específico —Stata, GraphPad—, habilidades artísticas; la concentración de notas (idealmente destacando el ramo al que postulas); y llenar el formulario de ayudantías de la Facultad.

Uno puede postular desde segundo año, pero desde primero puedes participar de trabajos científicos o ayudantías de laboratorio; es tema de motivación, de responsabilidad y de insistencia.

Ser ayudante es una responsabilidad importante y por ello tiene su recompensa al postular a otras ayudantías, trabajos científicos grandes, pasantías, y te otorga puntaje al postular como médico EDF o para las becas de especialización.

Así que los invito a participar de esta gran experiencia, que es una buena oportunidad de compartir vivencias con los coordinadores, docentes y estudiantes, reforzar conocimientos y habilidades, aprender cosas nuevas, que los enriquecerán personal y profesionalmente.

Comentar