Experiencia en Moda Inclusiva y Salud en Brasil, desde la mirada de la Terapia Ocupacional

9 min de lectura

La Moda Inclusiva se ha desarrollado intensamente en los últimos años y con esto, nuevas experiencias positivas han ocurrido, ya sea en el propio contexto de la moda o como veremos a continuación, en el contexto de la salud. Soy terapeuta ocupacional y así inicio el relato de mi experiencia en Moda Inclusiva en un Instituto de Rehabilitación Brasileño.

Según la Secretaría de Estado de los Derechos de la Persona con Discapacidad, la Moda Inclusiva posibilita el derecho de acceso de la persona con discapacidad a vestimentas adecuadas para cada ocasión en que las requiera, además de contribuir a una mayor inclusión, puesto que el poder de elección de lo que el usuario desea vestir se ve aumentado. Como incentivo a acciones y proyectos enfocados a esta área, podemos destacar el Concurso de Moda Inclusiva, que está en su 9° evento, y el curso de Moda Inclusiva gratuito y abierto al público, ambos en Sao Paulo, Brasil.

El terapeuta ocupacional es el profesional de salud que evalúa las dificultades y capacidades del individuo en todas sus actividades de la vida diaria, como alimentación, higiene personal, vestuario superior, vestuario inferior, uso del baño, entre otras. Evalúa también sus actividades instrumentales de vida práctica, como actividades laborales y de entretención; el vestuario es una de estas actividades, y es hacia esto en lo que se enfoca este texto. En el campo de formación del terapeuta ocupacional, las actividades de vida diaria son evaluadas por el Análisis de Actividad, instrumento de trabajo que posibilita desarrollar un plano de tratamiento adecuado, promoviendo la transformación de aquel en otro que sea accesible al usuario (LIMA, 20041).

La intervención de Moda Inclusiva dentro de un instituto de rehabilitación se da, inicialmente, por una evaluación global del terapeuta ocupacional, que identifica la queja especifica de vestuario de su paciente, y a partir de esto, inicia el plan de tratamiento e intervención con foco en la Moda Inclusiva.

En el Instituto de rehabilitación neurológico donde actuamos, los primeros beneficiados por esta intervención son los pacientes tetrapléjicos, parapléjicos y hemipléjicos. Sus problemas en relación al vestuario, en general, están relacionadas con la dificultad para vestirse y desvestirse, principalmente con relación a los pantalones hechos con jeans.

De esta forma, el terapeuta ocupacional tiene una conversación con el paciente sobre cuál es su mayor dificultad con respecto a su vestimenta, para que pueda conocer lo que se espera, tanto en términos de funcionalidad, como de estética. El análisis de la situación se realiza en conjunto con el paciente, de esta forma, desarrollan juntos una adaptación que facilite y mejore su independencia. Generalmente no se produce una pieza de ropa completa; adaptamos piezas que los pacientes poseen y que refieren verse en dificultades de utilizar.

Después de que el terapeuta ocupacional y paciente definen cuál adaptación será confeccionada, se solicita a su doctor que le haga una prescripción, que será enviada junto con la ropa a la costurera interna del instituto. El proceso se finaliza con la entrega de la ropa, y la prueba de la adaptación. El terapeuta ocupacional también confirma la aceptación del paciente y acompaña el uso adecuado de la pieza en las actividades de la vida diaria, y mediante feedbacks en las próximas sesiones, en caso de que sea necesario, se retoma el asunto, o se continúa para realizar nuevas adaptaciones.

Casos más específicos, como los de pacientes que utilizan el procedimiento de cateterismo vesical intermitente limpio (CVIL), son evaluados en conjunto con un equipo de enfermeras, o sea, después de la evaluación e identificación de la queja de vestuario, el terapeuta ocupacional se reúne con el enfermero de rehabilitación que acompaña aquel paciente específico y verifica si él está apto para realizar la técnica de cateterismo de forma segura y limpia, sea realizado por él o por un cuidador. A partir del momento en que el enfermero considera el paciente como apto para realizar esta técnica, el terapeuta ocupacional podrá seguir con las etapas de analizar, adaptar y facilitar el vestuario para este proceso específico.

Las adaptaciones que más funcionan para este tipo de queja son las aperturas laterales de pantalones costuradas con cierre; algunos pantalones pueden necesitar de “alzas” de auxilio para vestir, en el caso de pacientes tetrapléjicos, dependiendo del tipo de pinzas o prensiones que este paciente posea en las manos después de la lesión.

En tests o pruebas realizadas para entrenar el CVIL con pacientes parapléjicos aptos, el proceso de transferir a la cama, quitar el short, realizar el cateterismo, vestirle y trasladarlo a la silla de ruedas, llevaban 37 minutos en promedio; con la adaptación del pantalón con cierre lateral, este tiempo disminuyó en 17 minutos, con potencial para disminuir aún más con la práctica adquirida diariamente.

Esta reducción del gasto de tiempo en el vestuario posibilita una mayor libertad a la persona con discapacidad, principalmente a quienes realizan actividades como trabajo, estudio, frecuentar a fiestas, iglesias, o también para mantenerse menos tiempo dentro de un baño, o prescindir del auxilio de terceros, facilitando y mejorando su calidad de vida, permitiéndoles retomar el trabajo con mejor rendimiento, quitándoles menos tiempo de una ceremonia religiosa, o quizás de una ida al cine, en caso de que haya algún imprevisto vesical.

Existen innumerables tipos de adaptaciones posibles; además de las aperturas laterales en pantalones con cierre, podemos citar algunas otras adaptaciones comunes como: cordones con elásticos para zapatillas, permitiendo la expansión del calzado sin la necesidad de desamarrarlo; argollas para facilitar la manipulación de cierres, una especie de velo en la parte interna de las camisas para facilitar el abotonar. También existe el abotonador para una sola mano, aunque también se puede entrenar al paciente a abotonar con apenas una mano, dependiendo de su nivel de comprensión y capacidad. Hay gran variedad de tipos de adaptaciones y orientaciones que ya son utilizadas de manera efectiva. También tenemos relatos de pacientes que adaptan sus piezas de ropa por su cuenta y con resultados bastante buenos.

Generalmente, el usuario de moda tiene dificultad en comprar o adaptar sus piezas de ropa, desde las más básicas hasta las más elaboradas, como por ejemplo a un pantalón de jeans con costuras gruesas formando puntos de presión bajo el asiento o un vestido largo que no se enrolle en la postura sentada, tela que mantenga la temperatura adecuada a un usuario de silla de ruedas que ocupe pañales, cierres internos o botones que no molesten, etc.

Hay pacientes que requieren de un diseño diferenciado o adaptado, tejidos inteligentes, entre otros, siendo necesario en estos casos un profesional con conocimiento en inclusión de moda. Los casos más específicos se corresponden con la indicación del tejido ideal de uniformes para atletas paraolímpicos, por ejemplo, pues un material no puede generar mucha fricción con su cuerpo, en casos de haber alteración de sensibilidad. Esto para evitar la formación de lesiones en la piel y así un efecto negativo en su rendimiento, dado que en este caso el paciente deberá dejar el entrenamiento hasta que haya cicatrizado la lesión.

Con el auxilio de profesionales especializados como el profesional de moda y el terapeuta ocupacional, estos resultados pueden ser aún mejores; entretanto, los servicios de moda inclusiva aún no se encuentran con facilidad, difícilmente se adecuan a diferentes modelos de cuerpo, o a la disponibilidad de costureras que hagan ajustes pensando en la inclusión de la persona con discapacidad.

De apoco las personas con discapacidad están saliendo a la vista, circulando por las calles, con diferentes cuerpos, queriendo vestirse conforme la ocasión y con su estilo propio, muchas se interesan en retomar su calidad de vida, su identidad y sus valores personales a través del vestirse.

Personas con o sin discapacidades tienen el deseo de incorporar la moda a su vida, y teniendo en mente los principios de sustentabilidad, encontramos el camino para desarrollar la moda inclusiva. Lo que necesitamos es quebrar algunos paradigmas, como el de que la moda inclusiva, por ser personalizada, tiende a ser más cara o más difícil de ser producida (BERLIM, 20122). Otro punto importante es la “re-significación” del vestuario; según André Carvalhal (20163), el futuro de la moda es atribuirle un nuevo significado al que ya existe, como puede ser crear algo nuevo. Entretanto esto no es una regla, hay ropas inclusivas en el mercado de moda como tejidos elásticos que imitan el jeans.

Es de extremada importancia destacar que el ambiente inclusivo de moda es lo que posibilita al usuario encontrar ropas adecuadas sin ningún tipo de barrera física o social, o que sea necesario buscar algo “especial” para él en una tienda exclusiva, aparte de los demás. Tampoco tendrá un trato diferenciado en forma excesiva; al haber un aumento de la convivencia social, el tratamiento tiende a ser natural y adecuado (Cardoso, 20074).

Cuando la persona con discapacidad retoma sus actividades diarias, las aborda de manera distinta, y de apoco empieza a ampliar su universo nuevamente, viéndose capaz de tomar decisiones por su cuenta, interactuando con los demás y los diferentes ambientes, y apropiándose de su identidad personal (Convención Sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, 20085).

Conforme colocamos en práctica la Moda Inclusiva, percibimos que aún hay mucho que avanzar en este campo; así, observamos la necesidad de alianzas entre profesionales de moda y salud para solucionar cuestiones específicas traídas por los pacientes. Diversos servicios de Moda Inclusiva pueden ser estructurados de esta forma, aliando conocimientos de la salud y del diseño de moda para la creación de nuevos proyectos.

Por último, la Moda Inclusiva de verdad posee impacto positivo en la sociedad. Respeta determinados derechos, proporciona funcionalidad, autonomía, sensación de pertenencia, calidad de vida, y ampliación de la participación social. Es una moda para todos, que incluye e incentiva el rescate de la identidad personal de la persona con o sin discapacidad.

Referencias bibliográficas6789

  1. LIMA, E. M. F. A. A análise de atividade e a construção. Rev. Ter. Ocup. Univ. São Paulo, v. 15, n. 2, p. 42-8, maio/ago., 2004. 

  2. BERLIM, Lilyan. Moda e Sustentabilidade: uma reflexão necessária. Brasil, São Paulo: Editora Estação da Letras e Cores, 2012. 

  3. CARVALHAL, André “Resignificação e o proposito de moda” outubro 2016 http://modasemcrise.com.br/andre-carvalhal-a-ressignificacao-e-o-proposito-da-moda/ [Consultado el 11 junio 2017] 

  4. CARDOSO, Leandro. Transporte publico, acessibilidade urbana e desigualdade socioespaciais na região metropolitana de Belo Horizonte. Brasil, Belo Horizonte: Editora UFMG, 2007. 

  5. http://www.pessoacomdeficiencia.sp.gov.br/usr/share/documents/ConvencaoONUsobre%20DireitosPcD.pdf [Consultado el 19 junio 2017] 

  6. http://modainclusiva.sedpcd.sp.gov.br/o-projeto [Consultado el 10 de noviembre del 2017]. 

  7. BOSCO, Gloria. “Consumo de Moda: Uma necessidade real ou uma ânsia frenética” 2013. http://www.coloquiomoda.com.br/anais/anais/9-Coloquio-de-Moda_2013/COMUNICACAO-ORAL/EIXO-5-MARKETING_COMUNICACAO-ORAL/.pdf [Consultado el 21 junio 2017] 

  8. BROGIN, Bruna. Gestão de design para moda inclusiva: diretrizes de projeto para experiência do usuário com deficiência motora. Dissertação de Mestrado, Universidade Federal de Santa Catarina, Brasil, Santa Catarina, 2015. 

  9. LIMA, Geraldo. Reflexões acerca das possibilidades de pesquisa para identificação do público alvo para o designer de moda. Colóquio de Moda. Brasil, São Paulo, São Paulo: Editora Anhembi Morumbi, 2007. 

Comentar