Revista ATLAS, donde nos atrevemos a soñar

5 min de lectura

La historia de ATLAS, si bien es reciente, puede rastrearse años atrás en la Federación Internacional de Asociaciones de Estudiantes de Medicina-Chile. IFMSA-Chile nació el 2003, originada por los esfuerzos de estudiantes de medicina de integrarse a las filas de IFMSA, una federación internacional iniciada en 1951 con presencia en más de 120 países del mundo. En cuanto a revistas, ya contamos con el ejemplo del “Medical Student International”, la revista de IFMSA, y “The America’s Heartbeat”, una iniciativa conjunta de nuestro continente.

Logo Revista ATLAS

En mi trabajo de Secretario General me dediqué a leer las actas antiguas de IFMSA-Chile, y durante el 2012 ya existía el concepto de crear un “Boletín de IFMSA-Chile” con noticias de cada universidad. El boletín no prosperó. Finalmente, llegó al cargo de Secretaría General la estudiante Sofía Marín, perteneciente a la Universidad de Valparaíso. Sofía, durante el 2016, solicitó a las organizaciones locales que conforman IFMSA-Chile (Cada universidad) que mandaran pequeñas noticias con las actividades que hacíamos cada mes. Ella creó 3 “volúmenes” de lo que llamaría “Revista IFMSA-Chile”. Los 3 volúmenes consistieron en total de 100 páginas, con un combinado de 500 visitas. Tras la finalización del periodo de Sofía, quien trabajaba sola en la revista, su futuro era incierto.

En octubre del 2016 presenté mi candidatura para Secretario General de IFMSA-Chile del periodo 2017. Creando mi presentación, pensé (sin darle muchas vueltas al asunto) que la revista podría continuar. Mientras presentaba mi postulación, en medio de las preguntas, un miembro de IFMSA, perteneciente a UPV – Santiago, me preguntó que planeaba hacer con la revista. En un ejercicio de improvisación expliqué que me pondría en contacto con las revistas internacionales, pediría apoyo y guía, luego solicitaría artículos de opinión, dado a que no sería una revista compuesta solo de noticias.

Como verán, no le había tomado el peso a la responsabilidad que conllevaba realizar la revista. Y fue el 01 de febrero de 2017, con 1 mes en el cargo, que decidí que era hora de tomar las riendas y enfrentar el desafío que me había autoimpuesto. La tarea parecía imposible, y me tambaleé para sacar la primera edición. Primero, inventé un título: “Una fotografía de la salud en Chile”. Luego, solicité a muchos de mis conocidos y amigos que escribieran un artículo. Me tomó un tiempo darme cuenta de que me sería imposible revisar todos los artículos y crear la maqueta de la revista completamente solo. Hice un llamado abierto para conseguir un Equipo Editorial. Como todo inicio, fue difícil, y dediqué muchas semanas a reclutar gente. Uno de los nuevos miembros, Dominga (Si la memoria no me traiciona) propuso que la revista se llamara ATLAS, en honor a la primera vértebra (C1) del cuerpo, la que se nombra por el Titán griego condenado por Zeus a cargar en sus hombros el peso del cielo. Teníamos nombre, equipo editorial, artículos en caminos y ya no estaba solo, el proyecto cobró vida y decidimos que sería un inicio desde cero, por lo cuál esta nueva revista partiría desde la 1° edición.

La 1° edición fue publicada el 01 de abril, contiene 48 páginas y un total de 1.169 visitas. Tras el entusiasmo inicial, nos enfocamos en sacar adelante la 2° Edición. Decidimos que esta vez el tema sería sobre inmigración en Chile. “Derribando fronteras” vio la luz el 03 de junio de 2017. Con 67 páginas alcanzó 1.189 visitas. La 3° edición fue publicada el 05 de agosto, contenía 76 páginas y alcanza hoy 1.143 visitas. “Realidades que hablan” entró en el mundo del feminismo, abarcó temáticas LGBT y le dio una sección especial a las noticias de IFMSA. A partir de esa edición existieron secciones, que dividían la revista por las temáticas de los artículos.

Nuestra gran sorpresa y nuestra mayor motivación fue la 4° edición, “De la mente a la salud”. Fue la que más tardó en recibir un nombre, pero la temática fue ideada a principio de año. Fue la idea original que quería tocar en la revista, pero no tenía ni la creatividad ni el equipo para lograrla. 3 ediciones después, ATLAS alcanzó un nuevo potencial. La 4° edición (de 64 páginas) toca temas como; suicidio; depresión; las dificultades de la carrera de medicina; los trastornos alimenticios y las adicciones. Al final decidimos agregar una lista con los contactos (teléfonos y correos) de las unidades de bienestar estudiantil de algunas facultades de medicina, con números directos a unidades de apoyo psicológico si existían. “De la mente a la salud” tocaba fibras personales de cada integrante del equipo, y llegó a los lectores, que por primera vez se nos acercaron en masa a decirnos que los artículos los identifican, los conmovían, los motivaban. La revista alcanzó las 1.000 visitas en 11 días, sobreviviendo en esos primeros días a los JIM (Juegos Interescuelas de Medicina), que tomaron la atención nacional de los estudiantes de medicina. Actualmente, la 4° edición es nuestro mayor éxito y alcanza 1.920 visitas.

ATLAS ha sido un proceso constante de crecimiento y aprendizaje. De los 12-14 personas que trabajaron en ella el 2017, actualmente hemos crecido a 23 miembros divididos en 3 áreas que trabajan paralelamente en la 5° edición, a publicarse en marzo de 2018. El equipo editorial está compuesto por estudiantes de medicina de todo chile, con habilidades de diseño, o habilidades de edición de artículos, o con las ganas para difundir la revista. ATLAS está abierto a todo estudiante de medicina de Chile que desee construir este proyecto y poner de su esfuerzo personal. Acabamos de estrenar una página en Facebook, “ATLAS – Revista Médica Estudiantil”, y el Instagram “Revista ATLAS”, haciéndonos independientes para difundir la revista y dedicándole el esfuerzo que una revista así merece. A través de esos medios publicaremos “Las mil vidas de la medicina”, nuestra “edición aniversario”, donde celebramos todas las posibilidades que existen dentro de la medicina, desde investigadores a generales de zona a emigrantes a estudiantes que enfrentan contextos adversos para estudiar la carrera. Nuestras vidas, las de todo estudiante, quedarán plasmadas en esta celebración de lo que nos hace médicos.

Cuando miro el último año de esfuerzo, intento buscar el significado de todo esto. ATLAS ha crecido orgánicamente y no siempre entendí por qué o para qué iniciamos esto. Con el tiempo comprendí que somos una voz de los estudiantes de medicina, tenemos un espacio entre ellos y queremos hablar para expresar quienes somos, para expresar que queremos del mundo. Lo poco académicos lo compensamos con un fuerte sentido social, lo poco profesionales en diseño lo compensamos con una tenacidad por aprender cosas nuevas. ATLAS significa atrevernos a mirar más allá, a levantar la voz, a poner en boca de todos los temas que como estudiantes olvidamos. Porque antes de ser estudiantes de medicina somos personas, estamos inmersas en una sociedad problemática y buscamos soluciones. Tal como IFMSA-Chile, esperamos inspirar ese cambio a través de los estudiantes. Tal como IFMSA-Chile, nuestro objetivo es más grande que nosotros mismos, quizás siempre fuera de nuestro alcance, lo suficientemente cerca para perseguirlo, pero siempre un paso adelante. Una sociedad mejor. Pero, hey, siempre se vale seguir creyendo.

Comentar